"...Con fundamento en los requisitos de admisibilidad expuestos, y una vez examinado el escrito contentivo del presente recurso, se desprende claramente que éste tiene por objeto la interpretación constitucional de preceptos que gozan de tal naturaleza; se observa que en el presente caso no existe un recurso paralelo para dilucidar esta específica consulta; y no se han acumulado a dicho recurso otros medios judiciales o de impugnación a través de los cuales deba ventilarse la controversia, cuyos procedimientos sean incompatibles o se excluyan mutuamente; igualmente se aprecia que se acompañaron los documentos indispensables, aunado a que el escrito no contiene conceptos ofensivos o irrespetuosos.


Por otra parte observa la Sala que quienes incoan la acción tienen la legitimación requerida, pues se encuentran en una situación de hecho que manifiesta su interés particular en la interpretación, ya que se trata de abogados en libre ejercicio de su profesión, por lo que la determinación que haga esta Sala acerca de la extensión que debe darse al contenido de la norma constitucional cuya interpretación se solicita, es de su particular interés. Así, les interesa que se definan las siguientes interrogantes vinculadas al contenido del artículo 258 constitucional, sobre las siguientes dudas: “i) los artículos 312 del Código de Procedimiento Civil y 44 de la Ley de Arbitraje Comercial, de manera que se aclare que el recurso de casación no es admisible contra las sentencias judiciales que decidan sobre la validez o nulidad de laudos arbitrales; y ii) los artículos 48 y 49 de la Ley de Arbitraje Comercial en cuanto a la ejecución forzosa de laudos arbitrales, y la subsecuente impugnación de decisiones de primera instancia judicial sobre ejecución de laudos”.

Ahora bien, será inadmisible la petición cuando en decisiones de esta Sala, anteriores a su interposición, se haya resuelto el punto y no sea necesario modificarlo, por persistencia en el ánimo de la Sala del criterio a que estuvo sujeta la decisión previa; en tal sentido, la Sala ha desarrollado en varias decisiones una amplia interpretación sobre el contenido, sentido y alcance que ha de proporcionársele a la citada del Texto Constitucional. Así, en sentencia N° 1773 del 30 de noviembre de 2011 (caso: Van Raalte de Venezuela C.A.), que interpretó con carácter vinculante el artículo 258 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, esta Sala precisó:

“En ese sentido, al no existir en el marco del proceso de arbitraje ni del Código de Procedimiento Civil, una previsión expresa en torno a la recurribilidad en casación de las sentencias de nulidad de laudos arbitrales, resulta plenamente aplicable el contenido del criterio reiterado de esta Sala en sentencia N° 613/03, que precisó que “el derecho a recurrir supone, necesariamente la previa previsión legal de un recurso o medio procesal destinado a la impugnación del acto. No toda decisión judicial dentro del proceso puede ser recurrida. Ello atentaría, también, contra la garantía de celeridad procesal y contra la seguridad jurídica y las posibilidades de defensa que implica el conocimiento previo de los litigantes de las reglas procesales. El derecho a la doble instancia requiere entonces del preestablecimiento legal de la segunda instancia, así como del cumplimiento por quien pretende el acceso a ella, de los requisitos y presupuestos procesales previstos en la ley aplicables”.

Por lo tanto, sobre la base de la jurisprudencia parcialmente transcrita, es claro que no procede el recurso de casación, contra la sentencia que resuelve la pretensión de nulidad de un laudo arbitral, bien sea resolviendo el fondo o inadmitiéndolo, lo cual no obsta para la procedencia de otros medios de control jurisdiccional, que en virtud de la Constitución u otras leyes especiales, sometan cualquier decisión jurisdiccional al control de los órganos competentes que integran el Poder Judicial, tal como ocurre en caso del amparo constitucional o la solicitud de revisión constitucional.

Finalmente, se fija con carácter vinculante el contenido del presente fallo a partir de su publicación íntegra en la Gaceta Judicial y la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, por lo que los recursos o juicios que se interpongan o se encuentren en trámite antes de la referida publicación, deberán seguir su curso”.

En atención al criterio jurisprudencial expuesto, resulta forzoso para esta Sala declarar inadmisible la demanda de interpretación del artículo 258 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, de conformidad con la segunda causal señalada en el fallo N° 278 del 19 de febrero de 2002, debido a la existencia de pronunciamiento anterior, puesto que la duda interpretativa que sobre dicha norma se ha planteado en esta oportunidad respecto de la recurribilidad en el proceso arbitral, ha sido resuelta con efectos vinculantes, en decisiones anteriores de la Sala, y persiste en ella el ánimo del criterio de interpretación asentado previamente; y así se decide.

Igualmente esta Sala estableció, en cuanto a la admisibilidad del recurso que, serían inadmisibles los recursos de interpretación que no persiguiesen los fines mencionados o cuando no se constate en el actor su interés jurídico personal y directo -o actual- toda vez que el recurso de interpretación no es una acción popular. Tampoco se admitirá el recurso si éste no expresa con precisión en qué consiste la oscuridad, ambigüedad o contradicción entre las normas del texto constitucional, o en una de ellas en particular; o sobre la naturaleza y alcance de los principios aplicables; o sobre las situaciones contradictorias o ambiguas surgidas entre la Constitución y las normas del régimen transitorio o del régimen constituyente; o cuando no se justifique o sea insuficiente el propósito del uso de la institución de la consulta.

En tal sentido, debe esta Sala declarar inadmisible el recurso de interpretación, respecto de la pretendida duda –formulada de manera genérica- existente en la ejecución de los laudos arbitrales, pues lo que pretenden los recurrentes es que se interpreten los artículos 48 y 49 de la Ley de Arbitraje Comercial, las cuales son claras al determinar el proceso y las formalidades para la ejecución de laudos arbitrales. Así también se declara..."
 
DECISIÓN

Por las razones precedentemente expuestas, esta Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en nombre de la República por autoridad de la Ley, declara INADMISIBLE el recurso de interpretación interpuesto por los abogados HERNANDO DÍAZ CANDIA y BERNARDO WEININGER, del artículo 258 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, “relativo a la promoción del arbitraje, con respecto a sus efectos sobre los artículos 312 del Código de Procedimiento Civil, y 43, 48 y 49 de la Ley de Arbitraje Comercial”.

Publíquese y regístrese. Archívese el expediente.

 
Magistrado Ponente: Arcadio Delgado Rosales
Expediente No. 11-1336
Fecha: 17/2/2012
Exp. 11-1336
http://www.tsj.gov.ve/decisiones/scon/Febrero/95-17212-2012-11-1336.html